EL HOMBRE CONFUSO

My pussy tastes like pepsi cola

No lo puedo evitar, cualquier cosa que haga Lana del Rey me gusta. Sí, cualquier cosa. Podría entregarse en cuerpo y alma a los ritmos latinos y no me importaría, podría prestar su imagen a una campaña de Desigual y robaría los carteles para tenerlos en casa, podría incluso encargarse del descanso de la Super Bowl, no acudir y mandar en su lugar a un maniquí con peluca y, aún así, dejaría mi vida en sus manos. Y puedo asegurar que, viendo lo que ha hecho con The Paradise Edition, mi vida nunca estaría mejor dirigida, ni con una manicura mejor hecha. ¿Es el momento de acudir al cirujano con una foto de sus labios? Voy a empezar a recolectar céntimos, solo por si acaso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 25/11/2012 por en Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: