EL HOMBRE CONFUSO

Sudar

Podrá ser otoño ahí fuera, podrá llover, podrá soplar el viento, podrán secarse las hojas, podrá volverse todo gris, podrá instalarse un repugnante olor a rutina, pero mi corazón sigue sudando, ardiente, excitado, bailando en un mar de feromonas, emocionado y ansioso, dispuesto a afrontar el cambio de estación, que, por otra parte, me ha revolucionado en cuerpo y alma, pero sobre todo en cuerpo. Supongo que algo parecido a lo que la gente debe sentir en primavera… ¿Existirá un nombre científico para este estado de ánimo? ¿tendré que acuñar un nuevo término? ¿deberé ser yo el encargado? En realidad, no sé si me veo capacitado para asumir tanta responsabilidad, ayúdenme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 28/09/2012 por en Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: