EL HOMBRE CONFUSO

De repente, el último verano

Como cada día, el fin de la refrescante brisa nocturna me indica que deben quedar unos veinticinco minutos para salir de la cama. Me esfuerzo en mantenerme despierto, intentando no volver a caer en uno de esos sueños pesados, provocados por una mezcla de sopor y hastío, muy propios de las épocas calurosas. Destino los últimos minutos de descanso a dar vueltas, explorando nuevos horizontes, descubriendo terrenos vírgenes e infinitamente más fríos, procurando no lesionar la tremenda erección que, también como cada día, me acompaña. Chasqueo los dedos y se encienden las luces. Me levanto con firmeza, lanzo bien lejos el ligero pijama, me dirijo a la cocina, le deseo unos buenos días a Dexter y entonces… entonces, me doy cuenta.

Un tanto asustado, me enfundo en unos vaqueros, saco a Raquel Welch del armario y me dispongo a aprovechar al máximo el primer día de nuestro último verano… Y espero que todos hagan lo mismo.

Un comentario el “De repente, el último verano

  1. LaEnkar
    21/06/2012

    Con una buena & casi congelada birra en la mano, te espero para brindar juntos por el primer día de nuestro último verano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 21/06/2012 por en Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: