EL HOMBRE CONFUSO

Goldfinger

Podría empezar con el ya mítico “me encanta el oro”, pero no es verdad. El oro es algo que, de común, no me interesa lo más mínimo. Ahora, si hablamos de excesos, la cosa cambia… ¿Quién no ha querido verse bañado en oro, brillante y sensual, como una Shirley Eaton en Goldfinger pero con un final mucho menos trágico? Empiecen a recopilar pulseras, que ya va siendo hora de revolucionar el verano de una vez por todas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 01/05/2012 por en Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: