EL HOMBRE CONFUSO

La vida tranquila

Y mientras amanecía, las pesadillas se empezaron a calmar. Dejaron de perseguirme esos malditos perros, de inundarse las calles, de caer al vacío, de correr sin avanzar, de encontrarme con viejos fantasmas que pensaba ya exorcizados, de extrañas señoras que me indican un camino que sé que no debo seguir, de muertes y tristeza, de explosiones que acaban con la humanidad, si es que aún quedaba alguna. Una luz, cada vez más fuerte, me obliga a abrir los ojos, sabía que algo se me había olvidado. Veo tu nuca y me tranquilizo. Me pregunto qué pasaría si no estuvieras, pero consigo cortarlo a tiempo. Apoyo mi cabeza en tu hombro, mi polla en tu culo y decido que ya va siendo hora de cambiar las pesadillas por Joe Dallesandro…

Un comentario el “La vida tranquila

  1. Samuel Pujades
    29/04/2012

    Flipante, me ha encantado. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 29/04/2012 por en Historias confusas, Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: