EL HOMBRE CONFUSO

Maridos de Hollywood

Clarissa se quitó el maquillaje, luego, la ropa y se inclinó sobre la figura dormida de su amante. Olvidó por completo al joven actor del estudio con quien se había acostado esa mañana, una simple cuestión de negocios. En cambio, Jack Python era un placer. Un puro y exquisito placer…

Se estremeció, anticipando lo que sucedería. En la cama, Jack era un maestro. Tenía la poca habitual virtud de conocer todas sus necesidades, además de un impresionante poder para mantener la erección.

– No es más que una treta -le explicó Jack un día cuando ella le preguntó cómo lo lograba.

– Cuéntame cómo lo consigues.

– Es una cuestión de control mental -contestó él sonriente.

Maridos de Hollywood por Jackie Collins

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 05/12/2011 por en Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: