EL HOMBRE CONFUSO

Setenta

Despertar una mañana convertido en un actor de los años setenta. Cubrir mi hirsuto torso con una camisa de estampado pequeño, tomar un largo café aguado, doblar en cuatro el periódico y salir a dar un paseo con el descapotable. Creerse Steve Martin y presumir constantemente de sonrisa pícara, aparcar en la playa y correr descalzo por la arena. Sonreir a la muchachas que descansan al sol y también a algún que otro muchacho. Rescatar las Rayban del bolsillo y acomodarse en una tranquila terraza. Encender un cigarrillo lentamente, darle dos profundas caladas y pensar que no hay época más feliz que los setenta…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 06/11/2011 por en Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: