EL HOMBRE CONFUSO

Harlequin

Uno a uno desabrochó los botones con mano temblorosa. Su agitada respiración le hacía parecer vulnerable. Ciñó las caderas contra su cuerpo mientras le miraba fíjamente a los ojos. Notaba como su virilidad luchaba por abrirse paso. El sedoso camisón a penas ya ocultaba unos pezones más que firmes. Se humedeció los labios, entreabrió la boca y suspiró. Una de sus fuertes manos se había deslizado entre sus piernas. Apoyó la cabeza en su hirsuto pecho y supo que había llegado el momento. Estaba lista…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 03/06/2011 por en Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: