EL HOMBRE CONFUSO

Flores y fetichismo

Una de las múltiples cosas que me fascina de Robert Mapplethorpe es su combinación de látigos, mordazas y mutilaciones con lirios y tulipanes. Fetichismo entre flores. Aunque, en el fondo, todo es erotismo…

La lectura del libro de Patti Smith me ha obsesionado de nuevo con Mapplethorpe. En Cuando éramos niños, Patti cuenta cómo conoció a Robert, sus aventuras en Nueva York, el hambre y los trabajos rutinarios, las habitaciones del Chelsea Hotel, los poemas y collares, el descubrimiento de la homosexualidad, la fascinación por Warhol, los recitales y exposiciones, las preocupaciones de Patti y las orgías de Robert, los años de separación y su último encuentro. Todo contado de forma sencilla, con algunos evidentes toques de fantasía pero sin muchas pretensiones poéticas. Y eso que, a mi, Patti Smith no me interesa especialmente…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 06/05/2011 por en Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: