EL HOMBRE CONFUSO

Despertar sexual 3

Él avanzaba a paso firme. Su olor me dejó petrificado. Noté que me hacía cada vez más pequeño, minúsculo al ojo humano. Pensé en todas aquellas escenas de amor, en mis planes y mi futuro, en el comportamiento racional y los números primeros, pero en mi mente sólo estaba él. En un esfuerzo titánico, levanté la cabeza, esperando su llegada y aquella boca escondida entre una espesa barba. Cerré los puños, aguanté la respiración y abrí los ojos. Él pasaba por delante de mi, viril e indiferente. Me miró despreocupado y siguió andando. Mi corazón estalló en mil pedazos. ¿No se suponía que el amor acababa con el sufrimiento?.

Yo era un adolescente cuando todo empezó a dar vueltas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 16/04/2011 por en Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: