EL HOMBRE CONFUSO

Maldita Karen

Terminó de peinarse antes de salir de casa. Se sentía satisfecho. Sus músculos siempre adquirían una forma especial después de un largo polvo. Una ducha rápida, dos palabras de cortesía, un espantoso café y a la calle. Por unos instantes dudó sobre la temperatura, llevaba tanto tiempo rodeado de nieve que no terminaba de encontrarle el punto al calor. Aún así, no pensaba renunciar a Karen, nunca le había fallado y hoy, sin duda, no podía ser de otra forma.

Siempre había soñado con llegar alto, aunque por el momento no le había ido demasiado bien. Pequeños papeles en alguna serie, un par de anuncios, mucho trabajo de camarero y ofertas de cine porno que le había costado mucho rechazar. Aún así, se sentía feliz. Tenía una cita con su nueva agente, esa de la que tanto le había hablado, y había rumores de una nueva película, llena de estrellas, con un papel hecho a su medida. ¿Qué podía ir mal?.

Se toqueteó el paquete para que se marcara más en sus ajustados pantalones, retocó su aspecto perfectamente desaliñado, una seductora mirada, aire bohemio despreocupado y su camiseta de Karen Black. Había llegado el momento. Llamó al timbre y se abrió la puerta…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 03/04/2011 por en Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: