EL HOMBRE CONFUSO

Mujeres de Hollywood

-¡Por favor, señora C.! -se quejó el profesor.

Le fastidiaba aquel “señora C.”. Era demasiado familiar, y ella no era de esas mujeres que pretenden intimar con el profesor de tenis.

– Me llamo Conti -replicó secamente.

– Ya lo sé -dijo él, sin amilanarse-. ¿Cree que ahora será capaz de concentrarse, señora C.?.

Ella le lanzó una mirada asesina. Tenía las piernas peludas y fuertes, y tensos músculos que desaparecían de la vista a la altura de sus blanquísimos pantalones cortos. Elain se preguntó cómo sería su polla. Probablemente peluda, rígida… Sacudió la cabeza. ¿Por qué tenía que pensar en su polla?. No le soportaba. Rápidamente adoptó una actitud más deportiva, y devolvió la pelota con un buen y elegante golpe.

– ¡Así me gusta! -dijo él.

Mujeres de Hollywood“, Jackie Collins.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 23/02/2011 por en Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: