EL HOMBRE CONFUSO

Marta

Marta fumaba compulsivamente, hablaba por teléfono durante horas y no podía vivir sin su barra de labios. Era adicta a la playas nudistas aunque odiaba profundamente el calor. Le gustaba el ambiente, la sensación de libertad y, claro, verse rodeada de hombres desnudos. Allí era donde inventaba la práctica totalidad de sus historias. Se ganaba la vida escribiendo. Había intentado triunfar con novela negra, con relatos históricos, con poesía, con biografías, libros de autoayuda, pero todo había sido en vano. Su terreno eran los “pornocuentos”, versiones subidas de tono de las tradicionales fábulas infantiles. Ahí no había nadie que le ganara.

Marta se sentía fascinada con la popularidad. Le encantaba ir a los programas de televisión, escribir sobre sexo en revistas de moda, recibir cartas de admiradores, pensar en la enorme cantidad de gente que se masturbaba leyendo sus novelas. Como todo el mundo, tenía su pequeño séquito de detractores, pero no era nada preocupante, al contrario, resultaba hasta entrañable. Lo que nunca llegó a imaginar es que terminaría siendo víctima de sus propias fantasías.

Marta llevaba unos meses diseñando lo que iban a ser las nuevas y sorprendentes aventuras de Blancanieves y el Príncipe Azul, alejadas de las manzanas y las maléficas brujas, cuando una idea empezó a colapsar su mente. ¿Y si era ella la protagonista de todas estas historias?. ¿Y si todo esto formaba parte de un perverso plan que iba apartándola de la realidad?. ¿Y si sus pies ya habían dejado de tocar el suelo?.

Cada vez le resultaba más difícil centrarse en su entorno. Largas trenzas, colas de sirena, duendes saltarines y enanos gruñones poblaban su vida, aguerridos caballeros le hacían el amor, pícaras serpientes mordisqueaban sus pechos, todo a su alrededor se convertía en una fábula de la que no podía escapar. De la que no quería escapar. Marta se había convertido en su propio pornocuento, en una versión subida de tono de su vida. Atrás quedaban la popularidad, el éxito y la fama, congeladas en el tiempo, perdidas en un mar de relatos inacabados.

2 comentarios el “Marta

  1. Sr Q
    31/01/2011

    Ay El Ansia que peliculón

    • elhombreconfuso
      31/01/2011

      Piel de pollo! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 30/01/2011 por en Historias confusas, Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: