EL HOMBRE CONFUSO

Caos textil

Abro la puerta del armario y caen al suelo más de diez abrigos blancos. Lujo asiático y zapatos de tacón. Bufandas tejidas por maños expertas y algo venosas. Camisas de seda, faldas de raso, collares de perlas, todo de un blanco deslumbrante. Broches con formas de insectos, lazos para el pelo, uñas de porcelana, medias brillantes, sandalias romanas, picardías transparentes, pezoneras con incrustaciones, culottes y tangas, vestidos sin espalda amontonados, en un orden caótico. En el fondo, una pequeña cruz negra, perdida entra la marea, anclada en el tiempo, esperando a ser rescatada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 13/12/2010 por en Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: