EL HOMBRE CONFUSO

Ladrones

Corrían desesperados, a lo Bonnie & Clyde, sin preocuparse por mirar atrás, ya suponían que la policía les pisaba los talones, no necesitaban comprobarlo. Siempre habían deseado ser ladrones de arte. Asaltar museos, burlar complejas medidas de seguridad, volar sobre rayos invisibles, diseñar planes de huida, conservar su botín en secretos escondites y dejar fluir la adrenalina de forma descontrolada. Terminaban tan exhaustos y ardientes que nunca conseguían llegar a casa. Callejones ocultos, portales sombríos, carreteras perdidas, cualquier momento de privacidad era suficiente para dejar volar su lujuria. Follaban violentamente, la policía les perseguía, no tenían tiempo para remilgos. Una explosión de adrenalina que culminaba una noche de alto voltaje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 04/11/2010 por en Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: