EL HOMBRE CONFUSO

La idiota en mi (mayor)

El verano fue tan imparcial, que nos hizo polvo a los dos igual. Todo se perdió en el vendaval, lo que era cimiento, lo que era cristal.

La página está por escribir, si tu te negaste, yo no me atreví. Labio tan vil, te dijo adiós. Aunque llorabas no se notó.

La canción que me aprendí para ti no era esa. La última vez que te vi, pude  recordar: Descansa, ven y duérmete, tanta furia para que.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 02/08/2010 por en Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: