EL HOMBRE CONFUSO

El origen del mundo está en la penetración

steggie1

steggie2

steggie3

Y el quid de la cuestión está en la penetración. Tú penetras, él penetra, ella es penetrada, todos queremos penetrar, hay gente que dice que penetra y, al final, resulta que nadie ha penetrado. La penetración define tu rol en la sociedad, no en la cama, sino en la sociedad. El que penetra es el poderoso, el que decide, el que mueve, el que sabe lo que quieres y cuando lo quieres. El penetrado obedece, pone cara de placer como símbolo de reafirmación, está siempre preparado y actúa como quien no sabe nada, pese a tener las riendas de todo. Una relación sexual se define por su penetración, por los minutos que ésta dura, por las posiciones que adopta y por las repeticiones que se crean. Poco importa qué hiciste antes, o qué harás después, si no ha habido penetración, nada tienes que decir. ¿Continuamos siendo víctimas de la concepción ortodoxa de la penetración? ¿Es una perversión del lenguaje que todavía nos lleva a pensar en la fecundación? ¿Continúan siendo las relaciones sexuales un tema que necesita de redefinición? ¿Es un hombre menos hombre por dejarse penetrar? ¿Es una mujer más mujer por dejarse penetrar? ¿Por qué el origen del mundo está en la penetración? Me pregunto.

¿Y qué hacen dos pasivos cuando se encuentran? ¿Pero por qué no cambian de rol si, total, es una tontería? ¿Crees que necesitarán un dildo de esos de doble cabeza? Harán macramé, petit point, rallarán queso para juntarlo después.  Sin un activo la vida no tiene nada que hacer. Ya puedes presumir de imaginación, de buen hacer, de mente liberada, de pocos prejuicios y muchas libertades, si no hay un pene penetrador, no hay relación sexual. Y oye, en caso de que necesites la penetración para sentirte realizado, ya puedes ir adaptándote tú, porque él no lo va a hacer. Como si ahora, alguien tuviera que renunciar a las actividades que más placer le produzcan por corrección sexual. Todo por la penetración, sin la penetración. ¿Se sentirán así las mujeres? Me gustaría saberlo. ¿Ha llegado el momento de la liberación pasiva? ¿Debemos dejar de lado el orgullo pasivo para dar un paso más y reivindicar el derecho a decidir? ¿Debe haber un referendum de hombres homosexuales para aclarar si la penetración va a continuar dominando nuestros actos sociales? ¿Nosotros penetramos, nosotros decidimos? ¿Habrá apartheid para los pasivos por su incapacidad para entender la complejidad activa?

Como todo, esto no es más que una reflexión escrita a vuela pluma, un texto que no tiene más trascendencia que llenar unos bits de espacio virtual, un divertimento entre letras y espacios en blancos, un absurdo 3.0, vamos. En ningún momento pretendo decir que esta sea la realidad, que un hombre que se viste por los pies es el mismo que penetra sin lubricante, que meterse veintitrés centímetros entre cachete y cachete sin quejas ni ungüentos es el deber que todo pasivo debe cumplir. De ningún modo. Cualquier parecido con lo que pueda pasar por sus mentes no es más que eso, un semejanza lejana que nada tiene que ver lo que estos dedos quieren escribir. Nunca se crean nada de lo que lean escrito. Todo está revisado, meditado, corregido y censurado. Dejemos de sobrevalorar la palabra y confiemos en la oralidad. Dejemos de creer que uno es lo que escribe y empecemos a pensar que uno debería ser lo que no escribe. Equiparemos la perversidad del lenguaje con la imposición de la penetración. Hablemos de otras cosas, del tiempo, del cielo, del Paraíso, del más allá. ¿Creen ustedes que Dios penetra o que es penetrado?

2 comentarios el “El origen del mundo está en la penetración

  1. fersitu
    04/02/2014

    La penetración, ese gran tema. Claro que el origen de todo es la penetración, pero después la evolución puede tirar por otros lugares. Seguiremos reivindicando el Orgullo Pasivo. Salud caballero!

  2. Uno
    04/02/2014

    A propósito de aquella moda tan recurrente de hablar de la necesidad de la mujer de precalentamiento o su gusto por las caricias sexuales pre coito frente al aquí te pillo aquí te mato, Maruja Torres escribió una vez algo parecido a ” cuidado, que se sepa: las mujeres queremos tenerla dentro el mayor tiempo posible”.
    Eso por no hablar de la mirada penetrante.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 04/02/2014 por en Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Love Hurts

Facebook

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 188 seguidores

%d personas les gusta esto: