EL HOMBRE CONFUSO

Y si eso, me llamas

Captura de pantalla 2012-12-06 a las 20.11.30

Si eso, me llamas

Si eso, me llamas a mi también

Así bailamos en Afganistán

¿Pero no íbamos a hacer el Vogie de Madonna? Strike a pose

Si eso, nos llamas a todos después

Hace cosa de un año, mientras en España terminábamos de asumir que un señor con barba y Grecian 2000 en el pelo había ganado las elecciones con mayoría absoluta y se preparaba para dejar el país bajo mínimos, en la fría y lejana Canadá las cosas eran bien distintas. Una jovencita, nacida televisivamente en un reality de cantantes -la mayor lacra del siglo y que, posiblemente, hubiera sido la causa del tan esperado fin del mundo-, se sacaba de la manga un hit pop, ligero y pegadizo, que estaba destinado a convertirse en un himno viral desde la primera nota. Ella era Carley Rae Jepsen y la canción “Call me maybe”. No empiecen a temblar tan pronto que esto no va por donde creen que va a ir.

Carly Rae, conocedora de la psicología humana, nos planteó una canción repleta de lugares comunes, chicos guapos inalcanzables, chicas tímidas enamoradas, venta de almas por un beso, una noche más alocada de lo normal y un “Hola, qué tal? Mira, nos acabamos de conocer y esto es un poco atrevido, pero aquí te dejo mi número y si eso, me llamas”. Y, como no podía ser de otra forma, funcionó. Centenares de jóvenes muchachas, demasiado vergonzosas para marcarse un Jersey Shore dance (esto es, la chica se inclina hacia delante y mueve el culo de forma descontrolada, el chico, mientras, se coloca detrás de la chica y aprieta su paquete contra el culo de ella, simulando lo que viene siendo una penetración anal; pueden practicar en casa), aprovecharon esta picardía de Carley Rae para marcarse unos bailes inocentes y seducir a sus Romeos. Pero la inocencia duró poco.

Las cheerleaders de los Miami Dolphins (vayan ustedes a saber quienes son) decidieron aprovechar el tirón para publicitar sus calendarios y bikini en mano crearon una elaborada coreografía para el Call me maybe, con cambios de vestuario, escenario, iluminación y seguramente también de relleno de pecho, todo un lipdub sin ninguna espontaneidad pero muy resultón -no en vano lleva ya más de 14 millones de visionados en youtube-. Nosotros, mentes curiosas y un poco maliciosas, nos preguntamos cómo se hizo el reparto de papeles, la asignación de posiciones, si la jefa de las cheerleaders es la primera que aparece, si alguna sufrió algún percance con tanto baile y, sobre todo, si en el calendario enseñaban los pechitos. Pero si el éxito del video depende de algo es, sin duda, de los maravillosos gestos explicativos que acompañan a cada una de las palabras de la letra. Todo un derroche de imaginación y sensualidad…

Pero no crean que los hombres se quedaron atrás. Primero fueron los modelos de Abercrombie & Fitch, que con sus abdominales maquillados intentaron hacer una performance sin demasiado éxito, pues ninguno se sabía la letra ni tenían muy claro qué estaba haciendo. Tuvieron que llegar, como en toda iniciativa erótico-festiva que se precie, los cuerpos y fuerzas del Estado para darle entidad y, esta vez, les tocó a los militares. Habrán visto, como lectores informados que son, el magnífico video que corre de muro en muro desde hace ya varios meses, pero si no, ya se lo cuento yo. Un grupo de militares residentes en alguna base perdida en medio del desierto de Afganistán, hartos de darle al replay en el video de las cheerleaders, decidieron hacer su propia versión, copiando segundo a segundo cada gesto de las animadoras. El resultado, además de dejar al descubierto a la bailarina de striptease que algunos llevan dentro, es un claro ejemplo de lo que debería estar exhibiéndose en los museos de arte contemporáneo del mundo. Ay, los militares, el punto de encuentro entre la heterosexualidad más extrema y el fetichismo típicamente homosexual.

En fin, si éste fuese un país como toca ya tendríamos nuestras versiones patrias del Call me maybe, con policías locales, amas de casa aficionadas al pilates, tronistas y pretendientas y hasta miembros de un partido político que pretenda conseguir más escaños en las próximas elecciones. Pero no, aquí nos contentamos con ver a Paz Padilla bailando el Gangnam style y así no podemos seguir. Ya va siendo hora de sacar provecho a tópicos que no sean los toreros y las batas de cola, exportemos el hirsutismo español como marca. Barbudos nacionales, vayan quitándose sus camisetas y cuando tengan aprendida la coreografía, si eso, me llaman.

13 comentarios el “Y si eso, me llamas

  1. mikemedianoche
    05/01/2013

    Tampoco ha sido tan larga :P

  2. Andytop
    05/01/2013

    Yo me dejaré barba para ser uno de los elegidos.

  3. Lleonard
    05/01/2013

    Los posts largos con maromos entran mejor. Urge que Quim Gutiérrez & amigos nos canten Call Me Maybe.

  4. Nos han engañado a todos con esto de la guerra, allí no hay armas de destrucción masiva, deportan a todos los maricas y hacen campos de concentración. Qué me lleven a mi también!!
    Para que no haya confusiones Confuso, me pido al de barbita.

    • elhombreconfuso
      05/01/2013

      No sabes tu ni nada, Mr. Meitin. Para el de barbita hay cola, y por “cola” entiéndase tanto un grupo de gente esperando como un grupo de pollas esperando.

  5. Gafas Amarillas
    06/01/2013

    MI canción favo!
    me encanta todo (pero nene, un link o un video insertado no costaba trabajo y nos ahorras buscar y buscar! Jrasias!) ;-)

    • elhombreconfuso
      06/01/2013

      Hecho, Sr. de las Gafas Amarillas!

  6. Inigogo
    06/01/2013

    Es una pena pero en este pais solo se aprecian los frikismos sin estilo y los buenorros no se dignan a tener humor pero todos nos volvemos locos por una barba, por eso yo e dejo la mia jeje

  7. Inigogo
    06/01/2013

    por cierto no encuentro el video de los militares, me mandas el link por fa?

    • Inigogo
      06/01/2013

      lo enconre! y me encanta :)

      • elhombreconfuso
        06/01/2013

        Ya están los links!

  8. Ander Goitia Leizaola
    07/01/2013

    La idea me parece estupenda, pero no me comprometo a hacer correctamente la coreografía si estoy rodeado de tantos miembros… de los cuerpos castrenses.


  9. Las dos versiones juntas.
    dont´ask, dont tell

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 05/01/2013 por en Artículos confusos, Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Love Hurts

Facebook

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 195 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: